Álava: Trás la huella de los templarios.

Los templarios, esos caballeros, mitad monjes mitad guerreros, pertenecientes a la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo y del Templo de Salomón -también llamada la Orden del Temple-, cuya abrupta erradicación ha dado desde entonces lugar a miles de leyendas, que han contribuido a mantener vivo su nombre, envuelto siempre en una estela de misterio.

Ellos, los templarios, también cabalgaron por Álava.

PERO… ¿QUIÉNES FUERON LOS TEMPLARIOS?

La orden fue fundada en 1118 por nueve caballeros franceses dirigidos por Hugues de Payens, su misión: la protección de los peregrinos cristianos en los Santos Lugares.

Los templarios se ganaron el respeto de sus adversarios y la adoración de aquellos a quienes protegían.

La orden de los caballeros templarios fue ganando poder militar y económico, tanto, que esta realidad fue la que firmó su sentencia de muerte. En 1314 es quemado en la hoguera el gran maestre Jacques de Molay y 35 de sus compañeros. La Orden del Temple desaparece entonces oficialmente, aunque en realidad lo que hicieron fue integrarse en otras órdenes.

LA HUELLA DE LOS TEMPLARIOS EN ÁLAVA

1 Iglesia de Tuesta
2 Zona de “Oca” (Nanclares de la Oca, Montes de Oca, Villanueva de Oca)
3 Iglesia de Argandoña
4 Iglesias de Cárcamo, Okina, Ochate y San Vicentejo
5 Vestigios de un Priorato del Temple o de Malta en el Yacimiento de Iruña Veleia
6 Monasterio De San Juan de Acre en Salinas de Añana
7 Seis símbolos claramente templarios

  • IGLESIA DE TUESTA

La iglesia de Tuesta con su románico de transición al gótico es posiblemente el edificio que más encaja con el particular sello arquitectónico de la orden.

(Fotografía de la web de Turismo Añana)

Un enlosado de piedra protege desde hace más de 700 años la magnífica cabecera de la iglesia de la Asunción de Tuesta, un tesoro y una iglesia insólita en el territorio alavés. Ese ábside poligonal, la cruz templaria que remata la clave, el torreón defensivo -que fue derruido en la restauración- y la iconografía guerrera hace de este templo el centro geográfico de la presencia templaria en Álava.

los-templarios en Álava_ Tuesta
“La bóveda que cubre la cabecera es de gallones con cinco nervios que parten de cada uno de los cinco lados que forman la cabecera, coronando en una clave donde se representan dos ángeles elevando hacia el cielo la cruz de los Templarios”

Subir

  • LA MARCA DE OCA

Pero no es el único caso. La toponimia recogida por algunos estudiosos en la zona -desde Nanclares de la Oca a Villanueva de Oca- , la marca “Oca” en Álava es otro reflejo de la presencia de los templarios y su influencia en estas tierras.

LA CURIOSIDAD

Los Templarios, el camino de Santiago y la oca (y el juego de la oca)

El juego de la oca guarda un valor simbólico de significativa importancia, donde abundan claves y misterios espirituales en pleno medievo.

La orden templaría realizaba una actividad centrada fundamentalmente en la protección de los peregrinos que iban a los santos lugares. La oca sería el símbolo que identificaría los lugares del viaje donde estaba situada la orden del temple, allí podrían dirigirse si tenían necesidad, informarse de las próximas etapas o, tener compañía y protección de la orden para andar más seguros hasta la siguiente meta.

En el tablero del juego aparecen:Los puentes, la posada, los dados, el laberinto, el pozo, la cárcel, la muerte, todos ellos son circunstancias y situaciones que se va a encontrar el caminante. En el recorrido del Camino de Santiago hay varias zonas, en las que persisten poblaciones con nombre de Ganso, Oca, Ánsar.

Subir

  • IGLESIA DE ARGANDOÑA

Argandoña, por ejemplo, está entre los enclaves por haber consagrado su iglesia románica -un bello ejemplar- a una santa adorada por los miembros del Temple, Santa Columba.

Los templarios en Álava
Fotografia extraída del Blog: http://juancarlosmenendez.blogspot.com.es

De esta iglesia destacar aquéllo que puede inducir a alimentar siquiera un poco más la hipotética pertenencia en tiempos de la iglesia a la Orden del Temple. Esto se reduce, tal vez, a las dos imponentes estrellas de seis puntas o Sellos de Salomón, que destacan en uno de los capiteles del ventanal absidal. Símbolo hebráico y presumiblemente ajeno a la ortodoxia cristiana, que curiosamente también se localiza en algunos templos supuestamente templarios.

Subir

  • IGLESIAS. OKINA, CÁRCAMO, OCHATE Y SAN VICENTEJO.

Iglesias de Okina, Cárcamo, Ochate y San Vicentejo -la especial arquitectura de esta ermita la convierte en una de las joyas del románico-, cuentan con motivos templarios ya sea una figura caballeresca, una cruz como en el ábside de Cárcamo o detalles constructivos y de ubicación junto al Camino de Santiago.

Es muy interesante la ermita de San Vicentejo, en Treviño.

Se trata de una pequeña ermita cuyas paredes muestran mensajes misteriosos que parecen atestiguar el paso de la Orden del Temple por allí. San Vicentejo es un pequeño pueblo conformado por un puñado de casas por lo que la joya románica que lo preside desde un altozano aún chirría más. ¿Cuál fue la causa por la que se construyó allí?

Recientemente, esta ermita aparece en la novela de éxito “El silencio de la ciudad blanca”, en la que se comenta al hablar sobre la misma: “…esta pequeña maravilla románica atraía a expertos desde hacia décadas…“, “…una de sus curiosidades arquitectónicas consistía en un pequeño óculo de piedra enmarcado en un triángulo sobre el ábside.

Pero… ¿Qué misterios oculta esta iglesia para generar inquietud incluso a día de hoy?.

Para curiosos que deseen saber más os dejamos un enlace: “El enigma templario de San Vicentejo”

(Imagen de Press reader)

Subir

  • YACIMIENTO DE IRUÑA VELEIA

Pero hay otros lugares de la provincia donde las evidencias van más allá de la simbología. En la ciudad romana de Iruña Veleia levantaron los caballeros de la orden de San Juan de Acre o de Malta un priorato.

Fue hace unos años cuando se descubrían en el entorno de la ciudad romana amurallada las ruinas de un “gran convento” de época medieval que estuvo habitado por la orden de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta. Una orden fundada en el siglo XI y que perduró hasta el XVIII en este lugar de la Llanada Alavesa.

Ya se conocía la existencia de este convento desde el siglo XVIII, con referencias entre otros de Becerro de Bengoa, pero al encontrarse en una zona de difícil acceso, se complicó su descubrimiento.

Según los descubridores, en el recinto, que ocupa tres hectáreas, debería haber dos iglesias: un baptisterio y una torre.

¿Y qué pintaba un priorato de ese tamaño allí? Hay que recordar que Iruña-Veleia se enclava en la vía romana Astorga-Burdeos (iter XXXIV) y que es una de las más importantes del Camino de Santiago, por lo que pudo ser un lugar en el que se hospedaba y cuidaba a los peregrinos.

Subir

  • MONASTERIO DE SAN JUAN DE ACRE EN SALINAS DE AÑANA.

Hay que llegar hasta Salinas de Añana por la carretera A-2622 para encontrar otro enclave ligado a las órdenes militares: el monasterio de San Juan de Acre.

No todos saben que la gran familia religiosa de la Orden de Malta cuenta con comunidades contemplativas muy antiguas en España y Malta: las monjas de clausura de San Juan de Jerusalén todavía habitan los monasterios de San Juan de Acre, en Salinas de Añana, y de algunas otras zonas.

Según los expertos, el origen de esta rama femenina se remonta a la fundación de la propia Orden de Malta en el siglo XI. La labor de estas religiosas, era esencial para atender a peregrinas y enfermas en los hospitales. En sus inicios, tenían vínculos familiares con los Caballeros de la Orden y su cometido específico era rezar por ellos y por el Gran Maestre.

El convento fue construido en el siglo XIV sobre restos más antiguos de un hospital de peregrinos. Lo archivos históricos se quemaron en un incendio que afectó a la casi totalidad del edificio de clausura. Entre las cosas importantes que han desaparecido están el claustro y pergaminos muy antiguos citados por estudiosos, en los que se habla de Salinas y su entorno como «comarca de templarios».

El poder económico de la sal en el medievo tiene seguramente que ver con esta presencia, continuada después por los sanjuanistas.

  • Un convento en Atiega

El franciscano Ruiz de Loizaga recoge también en sus investigaciones que en Villamaderne y Bellojin hubo monjes de la orden. Y apenas a 4 kilómetros de Tuesta, en Atiega, Juan Fernández de Nograro, de 85 años, cuenta que él conoció un edificio cerca de su casa al que llamaba «el convento de los templarios» y que llegó a utilizar de pajar. Ahora sólo quedan unas piedras. Otro vecino, Miguel Lafuente, sitúa el convento en un término llamado Casalejos, cerca de Barrón y de Guinea, donde dicen que aparecieron lápidas templarias junto a la iglesia. Incluso que hubo una fortaleza de los monjes guerreros. En fin, sombras, ecos completamente perdidos.

En cualquier caso, lo que es seguro es que Álava fue lugar importante de paso y tal vez de aprovisionamiento de templarios, incluso es probable que hubiera nobles ligados a la Orden Templaria. También es muy posible que la zona de Añana estuviera de algún modo bajo cierto control por parte de los caballeros, debido a la riqueza que implicaban las salinas.

Subir

SEIS SÍMBOLOS CLARAMENTE TEMPLARIOS

Dos caballeros montados en el mismo caballo.
Este es el símbolo oficial de la Orden Templaria, y significa el compromiso de renuncia a la ostentación (se llamaban a sí mismos “Pobres Caballeros de Cristo)

El Baphomet. Una cabeza humana sin cuerpo, a menudo con cabellos largos extendidos.

La “Tau” templaria. Una cruz en forma de “T” con los brazos horizontales y el vertical ensanchados, igual que su famosa Croix Pattèe, pero sin el brazo superior.

La propia Cruz Paté, en este caso una cruz con los cuatro brazos de igual longitud y ensanchada en los extremos.

El Beauseant, el estandarte de guerra templario, mitad negro y mitad blanco, casi siempre con la Cruz Paté en el centro, en color rojo.

La calavera, incluso con dos tibias cruzadas. Hay teorías sobre si llegó a ser enseña de la marina de guerra templaria y antepasada de la “Jolly Roger”, la bandera pirata.

Subir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *