El yacimiento de la Hoya.

El poblado de la Hoya, ubicado en Laguardia (Alava), capital de Rioja Alavesa, es uno de los yacimientos más importantes de la Comunidad Autónoma Vasca.

Este sábado 16 de junio ” Jornada de puertas abiertas en el poblado de La Hoya”, en Laguardia.

(Clic para Ampliar)

Si pensabas que Rioja Alavesa era solo cultura del vino te falta conocer uno de sus aspectos importantes, su patrimonio arqueológico. Una gran alternativa al enoturismo que te va a permitir conocer esta comarca alavesa de otra manera.


Uno de los momentos más interesantes de la prehistoria reciente, en Alava, es el que ocupa el primer milenio a.C. Durante este periodo tuvieron lugar una serie de acontecimientos de gran trascendencia para la conformación de la población alavesa.

  • Gran desarrollo de la metalurgia y de las producciones cerámicas.
  • Se potenció la ganadería implantándose, además, una agricultura de producción lo que conllevó -unido a lo anterior-, el que ciertos núcleos de población se convirtieran en focos de un importante comercio.
  • En lo social, consolidación de los establecimientos estables, creándose un urbanismo incipiente que llega a ser importante en algunos poblados.
  • En lo religioso y conceptual, no fue menos importante la aceptación de nuevos conceptos que rompieron las antiguas fórmulas.

Todo esto pudo conocerse y confirmarse, durante las excavaciones arqueológicas que se llevaron a cabo en el poblado de La Hoya, ubicado en Laguardia (Alava).


EL POBLADO HOYA

Es uno de los yacimientos más importantes de la Comunidad Autónoma Vasca, el primer asentamiento data del siglo XV a. de C. donde pobladores indoeuropeos llegados de centroeuropa toman contacto con las culturas megalíticas existentes en la zona.

En esta época, el poblado se defiende ya por una muralla de la que se conservan unos trescientos sesenta metros, que en un principio fue de madera, y posteriormente de mampostería.

Desde centroeuropa siguieron llegando gentes que contactan con esta tribu y aportan nuevos conocimientos, pero este poblado sufre una ocupación violenta sobre el siglo IV a. de C. por parte de celtíberos procedentes de la meseta, que invaden la zona y toman posesión del poblado, legando una cultura y desarrollo superiores.

En un primer momento, el poblado se desarrolló de modo perimetral a la empalizada. Con la llegada de los celtíberos, se reestructura por manzanas de casas, con bocacalles no enfrentadas para evitar la canalización del viento, muchas de la casas estaban porticadas para evitar mojarse cuando llovía y las calles estaban empedradas.

Las casas que en un principio fueron de madera, se construyeron posteriormente con zócalo de piedra y paredes de adobe con entramado de madera. Se dividían en entrada, cocina y almacén y el tejado era de paja.

A raíz de la entada de los celtíberos, experimentó un notable desarrollo gracias a las innovaciones técnicas y económicas propias de estos, que se reflejó en un alto rendimiento agrícola, el cual potenció el trueque, haciendo de La Hoya un destacado centro comercial y de organización del territorio.

El poblado es abandonado aproximadamente el siglo III a. de C. por causas desconocidas.

El centro de interpretación de La Hoya explica las características y vida cotidiana en La Hoya durante el tiempo en que estuvo habitado –aprox. entre el 1200 a.C. (Bronce Medio/Final) y el 250 a.C. (II Edad del Hierro)-.

El asalto, incendio y derrumbe que sufrió el poblado en su momento de mayor esplendor “congeló” la pujante actividad de un día de mercado cuyos restos permanecieron enterrados pero intactos hasta su descubrimiento.

Además de recorrer el yacimiento, en el que destaca su urbanismo, con calles, plazas y manzanas de casa en torno a ellas, en el centro se puede ver una maqueta del poblado en la II Edad de Hierro y la reproducción a tamaño real de una de sus viviendas con las diferentes estancias y los objetos encontrados en ellas.

Ir a Inicio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *